10 Errores de Manera Moderna / Mala Etiqueta Que MATA A las Primeras impresiones

” ¿Has hecho ese informe?”

*Sin respuesta*

” ¿El que te asigné la semana pasada?”

*Sin respuesta*

“excuse me!”

*Mira hacia arriba * ” Oh, lo siento, jefe! Estaba tuiteando

…..FAIL

Es curioso cómo han cambiado los tiempos.

Nuestro mundo es más avanzado…

…sin embargo, hemos retrocedido un poco en algo básico…

Nuestros MODALES.

Tiempo para un curso de actualización

so para que NO te pegues un tiro en el pie todos los días.

Aquí hay 10 errores de estilo moderno que matarán tu impresión si no tienes cuidado.

Haga clic aquí para ver el video – 10 Errores de Manera Moderna

Haga clic aquí para ver el video en YouTube – Etiqueta Moderna que Matará Sus Primeras Impresiones

1. Haciendo que Tu Teléfono sea más Importante que las Personas

En estos tiempos, estamos tan inmersos en la conectividad instantánea que afecta nuestra comunicación cara a cara. Lamentablemente, parece que muchos de nosotros damos prioridad a nuestros teléfonos (u otros dispositivos) sobre las personas en nuestra presencia.

La peor parte es cuando estás en medio de una conversación y escuchas sonar tu teléfono. A veces es una llamada aleatoria de una empresa que intenta venderte algo, pero de todos modos tienes ganas de responder. Por lo tanto, sugiero que configure el teléfono en modo silencioso (o incluso lo apague) cada vez que esté interactuando con alguien por un tiempo.

Por supuesto, hay una excepción si está esperando una llamada legítimamente: asuntos relacionados con el trabajo, emergencias familiares, su esposa embarazada, etc. Recuerde excusarse cortésmente, mantener la llamada breve y volver a unirse si no hay nada urgente. Lo último que desea es poner la conversación actual en espera para otra que tome el mismo tiempo.

Pero en todos los demás casos, cuando interactúas con familiares o amigos, merecen toda tu atención. Echa un vistazo a este poderoso discurso en YouTube que resume las desventajas de la tecnología moderna: cómo nos ha hecho “más egoístas y separados que nunca” de alguna manera. Así que aprende a dejar de lado y no pensar en tu teléfono o Facebook. No estás destinado a vivir PARA ellos.

Decir Algo En Línea Que no Dirías En Persona

Podrías pensar en la World Wide Web como una realidad alternativa, pero es solo una plataforma para exponerte al mundo real y a las masas de personas REALES. No seas ingenuo al pensar que lo que publiques en línea no volverá a morderte.

En 2013, una mujer que fue directora de comunicaciones corporativas de una empresa de Internet con sede en Nueva York (¡de todas las cosas!) publicó un Tuit racista sobre el SIDA antes de viajar a Sudáfrica de vacaciones. Solo tomó el lapso de ese vuelo de 11 horas para que su “broma” se hiciera viral y la convirtiera en una figura pública notoria. Volvió a casa y fue despedida.

Concedido, ese es un ejemplo bastante extremo. A la mayoría de ustedes no se les ocurriría hacer algo así. Pero el mensaje allí es claro: una vez que alguien más vea lo que publicas, no hay forma de retirarlo. No tiene que estar en las redes sociales, puede ser cualquier correo electrónico o texto que no escribas con cuidado.

Esta es la regla de oro sobre comunicarse con su dispositivo: siempre pregunte si es algo que tendría el valor de decir cara a cara. Eso descarta puestos de odio o despectivos. Eso significa que cuando discutes temas delicados, tienes que elegir tus palabras sabiamente.

Simplemente eche un vistazo a estas pasadas elecciones presidenciales y a todas las peleas que causaron en línea. Las personas no eran amigas entre sí, y eso obviamente afectó sus relaciones fuera de línea. Así que siempre revisa tres veces lo que estés a punto de publicar (y trata de decirlo en voz alta).

No Practicar Buenos Modales En Casa

La gente subestima cuánta influencia tienen sus hábitos en casa. Si no estás haciendo un esfuerzo para dejar de picarte la nariz en casa, es probable que lo hagas en público sin saberlo. Por desgracia, conozco a gente que sí, ¡y no me gusta estrechar sus manos!

Los buenos modales deben comenzar en casa. No puedes insistir en tener este “interruptor” que recordarás voltear una vez que salgas de casa. Los hábitos están ahí o no, aprendidos o no aprendidos. No estamos programados para encenderlos y apagarlos.

4. No ser Puntual

Mi tiempo en el Cuerpo de Marines me ha enseñado el valor de la puntualidad. Sí, es un buen hábito por sí solo y disminuye esas mañanas estresantes cuando tienes prisa. Pero no es principalmente para ti, sino para la otra persona.

La verdad es que cuando llegas tarde, estás perdiendo el tiempo de otra persona. Esa persona ha hecho su parte para conocerte en un momento en el que ambos estuvieron de acuerdo. Así que, incluso si es involuntario, hacerlos esperar es como estafarlos. No les estás robando dinero, sino algo más valioso their su tiempo.

Recomiendo llegar de 10 a 15 minutos antes a cualquier cosa. Dicho esto, si resulta que tiene que llegar tarde, siempre tenga la cortesía de llamar o enviar un mensaje de texto a la otra persona. Cuanto antes lo sepan, mejor. De lo contrario, solo dañará su reputación a largo plazo.

Al no tener Conciencia Situacional

Tan grande como el mundo es, aún deberíamos tener una conciencia de todo lo que nos rodea. Especialmente cuando vemos a personas que claramente necesitan ayuda, una anciana que lleva un montón de bolsas de comestibles, o un chico nuevo en la ciudad que parece un poco perdido. Está en nuestra naturaleza ayudar.

Cuando se trata de conciencia situacional, no hay un ejemplo más dramático que cuando el tío de Peter Parker murió en la película de Spider-Man de 2002. Es una escena trágica: un minuto Peter deja escapar a un criminal por venganza, y al minuto siguiente ese criminal dispara a su tío. La frase “Me perdí la parte en la que ese es mi problema” no podría haber sido más irónica.

Pero ese fue el punto de inflexión de Peter. Se dio cuenta de que tenía una responsabilidad que era más grande que él mismo. Y al igual que él, todos compartimos la responsabilidad por nuestro medio ambiente. Hacer que la vida de alguien (particularmente de un extraño) sea más fácil por amabilidad, ese es el signo de un verdadero caballero de buenos modales.

6. No mostrar Respeto En el trabajo

Es fácil haberse graduado de una universidad de primer nivel y sentirse como una fuerza a tener en cuenta. Pero la realidad es completamente diferente cuando empiezas a trabajar. No importa cuántas calificaciones A+ o logros hayas tenido. No es el momento ni el lugar para tu ego.

Estás empezando desde abajo. No lo sabes todo y mucho de lo que aprendiste en la escuela no importará por ahora. Así que respeta a tus gerentes y colegas a pesar de sus antecedentes. Ellos son los que tienen la experiencia.

¡Y no intentes actuar como un tonto delante del jefe! El personaje de Anne Hathaway en The Devil Wears Prada se rió durante una reunión y llamó al mundo de la moda “cosas”, solo para ser asado por Meryl Streep. No te arriesgues a hacer bromas cuando seas nuevo. Si tus compañeros de trabajo piensan que no hablas en serio, no te escucharán ni querrán trabajar contigo. Conoce tu lugar.

Interrumpir constantemente

Esto va en línea con ser respetuoso en el trabajo (e incluso en cualquier otro lugar). No deberías entrar en una habitación y empezar a chorrear cosas mientras otras personas están hablando. No debes saltar o cortarlos cuando están tratando de explicar algo.

Es especialmente importante controlar la boca en la oficina. Al interrumpir a un colega, actúas como si lo entendieras completamente antes de que termine. Puedes hacer comentarios sin tener en cuenta todo el contexto. Y eso puede llevarlos a verte como alguien arrogante o dominante.

Recuerde: cada uno de nosotros tiene 2 orejas y 1 boca. Eso probablemente significa que deberíamos escuchar más de lo que hablamos, y escuchar mucho antes de hablar.

El uso excesivo de lenguaje grosero

Las palabras malditas pueden sonar geniales en canciones de rap o hacer grandes remates en películas. Pero no los uses en exceso. ¿Sabes cómo la palabra con F puede servir de adverbio (como f—ing estúpido o f-ing frío)? Si lo usas cada frase en una conversación, terminarás apagando a la gente.

Los que tienen ese hábito son vistos como sin clase o sin educación. Y puede ser incómodo para aquellos que no escuchan ese tipo de lenguaje a menudo. Por lo tanto, debe tratar las palabras malditas como palabras “especiales”, no se debe abusar de ellas y solo se deben pronunciar para enfatizar algo (¡no todo!).

9. No tener paciencia

Esto tiene mucho que ver con la empatía – como ponerse en el lugar de otras personas. Tal vez eres un adicto al trabajo, y eso está perfectamente bien. Tienes el impulso de hacer que sucedan grandes cosas, pero también confías en la ayuda de los demás.

Es muy probable que esos chicos en casa se enfrenten a situaciones diferentes. Es posible que tengan hijos u obligaciones que no les permitan responder con la rapidez que usted desea. Es por eso que necesitas entenderlos y encontrar una manera de comprometerte.

Si no pueden devolverte el correo electrónico antes de las 8 p. m. de un día determinado, pregúntate si es realmente importante. Podría resultar que a las 10 p. m. les funciona mejor – y en realidad no te importa. Esos pequeños actos de paciencia marcan una gran diferencia en sus relaciones profesionales y personales.

No hacer Introducciones

Por último, no disminuya el valor de las introducciones. Noto hombres que han estado hablando con una persona durante un par de minutos, mientras su buen amigo está de brazos cruzados a su lado. Está claro que los dos no se conocen, por lo que depende del chico en común hacer una introducción rápida y mencionar nombres.

Aprende a ser el “cool” y toma esta iniciativa. Así es como haces que todos se sientan cómodos en este tipo de situaciones. Y terminarás siendo agradecido por un evento agradable – o incluso por la formación de nuevas amistades.

Modales Vs Etiqueta

Aquí hay un pequeño recordatorio sobre la diferencia entre estos dos:

  • La etiqueta cubre las reglas que son relevantes para un lugar o sociedad determinados. Está bien si cometes algunos errores de etiqueta, especialmente si eres nuevo en un país o cultura (aunque deberías intentar investigar de antemano).
  • Los modales son reglas básicas que influyen en cómo haces sentir a la gente. Las tienes con la intención de hacer que otros seres humanos se sientan respetados e iguales a ti.

Los modales se aplican a todas partes del mundo. Son importantes para todas las fechas, fiestas, reuniones y entrevistas de trabajo por igual. Estas son reglas que no puedes ignorar o dejar de seguir. Así que asegúrate de empezar a refinar tus modales AHORA.

” ¿Has hecho ese informe?” *Sin respuesta* ” ¿El que te asigné la semana pasada?” *Sin respuesta* “excuse me!” *Mira hacia arriba * ” Oh, lo siento, jefe! Estaba tuiteando …..FAIL Es curioso cómo han cambiado los tiempos. Nuestro mundo es más avanzado… …sin embargo, hemos retrocedido un poco en algo básico… Nuestros MODALES. Tiempo…

” ¿Has hecho ese informe?” *Sin respuesta* ” ¿El que te asigné la semana pasada?” *Sin respuesta* “excuse me!” *Mira hacia arriba * ” Oh, lo siento, jefe! Estaba tuiteando …..FAIL Es curioso cómo han cambiado los tiempos. Nuestro mundo es más avanzado… …sin embargo, hemos retrocedido un poco en algo básico… Nuestros MODALES. Tiempo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.